Make your own free website on Tripod.com
   
 

II. IGLESIA EVANGELIZADA Y EVANGELIZADORA

 

 

Objetivo específico

 

Promover una Iglesia evangelizada y evangelizadora, a través de nuestra experiencia y testimonio personal como comunidad cristiana en proceso de crecimiento en la fe, con el ardor, métodos y expresión que exige la realidad chalaca.

 

 

Compromisos básicos y Medios de acción

 

 

Compromiso II.1 :
A través del anuncio explícito de Jesucristo, renovaremos en cada uno de los fieles y de nuestras comunidades eclesiales, la llamada universal a la santidad como meta a la que todo cristiano debe aspirar.

 

Medios de acción :

 

II.1.1 Recuperar la primacía de la gracia en la vida cristiana, haciendo de nuestras parroquias, movimientos y comunidades, verdaderas escuelas de oración, recuperando y/o fomentando aquellos medios tradicionales en la Iglesia, como son: los grupos de oración, la adoración del Santísimo Sacramento, el Via Crucis , la dirección espiritual, los retiros, los ejercicios espirituales, las prácticas cuaresmales y otros medios similares que ayudan a conocer, amar e imitar cada vez más a Jesucristo, para vivir en Él la vida trinitaria y transformar con Él nuestra sociedad.

   

 

   
II.1.2 Promover entre los fieles la escucha asidua y la lectura orante de la Palabra de Dios, instaurando en nuestra Diócesis una Pastoral Bíblica que a través de las parroquias, movimientos, comunidades eclesiales y centros educativos, llegue hasta los hogares.

 

II.1.3 Fortalecer la vida sacramental y litúrgica, para lo cual los presbíteros y los agentes pastorales debidamente preparados, cuidarán de que las liturgias se realicen con la dignidad y el decoro propios de la acción sagrada, y que no se introduzcan elementos extraños a la doctrina y a las normas de la Iglesia.

 

II.1.4 Dar especial importancia a la Eucaristía, como fuente y culmen de la vida cristiana, promoviendo la participación activa y fructuosa de los fieles, cada uno según su estado y condición.

 

II.1.5 Recuperar el domingo como día especial de la fe, transmitiendo a los fieles las enseñanzas de la encíclica “ Dies Domini” de S.S. Juan Pablo II.

 

II.1.6 Revalorizar el sacramento de la Reconciliación, al cual los sacerdotes que tienen cura de almas dedicarán un tiempo congruo cada día, de modo que los fieles puedan acceder al mismo. Para que ello sea posible, es necesario además enseñar con claridad el sentido del pecado y de la misericordia de Dios que nos reconcilia consigo.

 

II.1.7 Valorizar la Unción de los Enfermos, inculcando en los fieles la importancia de recibirlo en el tiempo oportuno, y cuidar en nuestras parroquias la atención pastoral a los enfermos, de manera que se sientan acompañados y fortalecidos en la esperanza.

 

II.1.8 Fomentar entre los fieles la devoción a la Virgen María, de modo especial a través del rezo del Angelus y del Santo Rosario, y el culto a los santos, cuidando de evitar cualquier tipo de desviación en la vida de piedad.

 

 

   

 

   
 

Compromiso II.2 :
Favoreceremos el continuo crecimiento en la fe, la esperanza y la caridad, de los miembros de nuestra Iglesia local, fomentando el encuentro personal con Cristo en el seno de la comunidad eclesial y su entorno socio-cultural, de modo que nuestra vida diaria sea cada vez más conforme al Evangelio.

 

Medios de acción :

 

II.2.1 Instaurar, en aquellos lugares donde todavía no existen, cauces para la formación permanente de los laicos, adultos y jóvenes, a través de una catequesis sistemática y continua, en el marco de un plan diocesano de formación permanente que tome en cuenta nuestra realidad local, las nuevas técnicas de evangelización y las orientaciones del Magisterio, en especial el Catecismo de la Iglesia Católica y el Directorio General para la Catequesis.

 

II.2.2 Consolidar la Formación Permanente de los Presbíteros, con reuniones de carácter mensual en las que participen todos los sacerdotes de la Diócesis, en las cuales haya tiempo para la oración en común, el trato fraterno y la actualización en temas de interés pastoral.

 

II.2.3 Procurar que algunos de nuestros sacerdotes realicen estudios de especialización en las diversas áreas de la pastoral.

 

II.2.4 Iniciar un programa de formación periódica para los diáconos permanentes, en el cual se considere también a sus familias, y otro programa para las vírgenes consagradas.

 

II.2.5 Cuidar de que los miembros de institutos de vida consagrada y sociedades de vida apostólica reciban formación permanente de acuerdo a su condición, proveyendo de modo subsidiario en los casos que fuere necesario.

   

 

   
  II.2.6 Renovar la Pastoral Bautismal, unificando en la Diócesis los criterios para la administración de este sacramento, cuidando la debida preparación de los padres y padrinos en el bautismo de párvulos, y aplicando el Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos cuando se trate de administrar el sacramento a los que han superado la edad de la infancia.

 

II.2.7 Revisar y promover el proceso de iniciación cristiana en las parroquias, brindando especial atención a la catequesis pre y pos-sacramental, entendida no sólo como instrucción doctrinal sino como instrumento necesario para el desarrollo integral de la gracia bautismal en el crecimiento de la persona.

 

II.2.8 Introducir a nivel diocesano la catequesis de adultos como un proceso de estilo catecumenal según el Ritual de Iniciación Cristiana de Adultos y las normas de la Conferencia Episcopal Peruana, con las adaptaciones que fueren necesarias, así como a través de otros medios, procurando la integración entre fe, liturgia y vida.

 

II.2.9 Fomentar espacios de acogida y acompañamiento para aquellos hermanos nuestros que eventualmente necesiten una atención pastoral especial: tercera edad, cónyuges separados o divorciados, homosexuales, lesbianas, drogadictos, alcohólicos, discapacitados mentales, etc.

 

   

 

   
 

Compromiso II.3 :
Potenciar las diversas áreas de la pastoral diocesana de conjunto, reestructurando o renovando aquellas que lo requieran, con la finalidad de ser más útiles a las necesidades de evangelización en nuestra Iglesia local.

 

Medios de acción :

 

II.3.1 Las Comisiones Diocesanas y los Equipos Diocesanos de Pastoral estarán integrados por representantes de diversas realidades de la Diócesis, y tendrán por finalidad animar la pastoral diocesana de conjunto. Actuarán como órganos consultivos del Obispo, le propondrán las iniciativas que estimen pertinentes, ofrecerán medios para la formación de los agentes pastorales parroquiales y coordinarán o ejecutarán sólo aquellos eventos de carácter zonal o diocesano que les sean expresamente encargados.

 

II.3.2 Establecer un proyecto orgánico de Pastoral Juvenil, dotándolo de agentes debidamente preparados para guiar y acompañar a los jóvenes, de modo que vivan integrados en la comunidad eclesial y social, y reciban una formación en la fe y en la moral acorde a su edad y a los desafíos de nuestra realidad socio-cultural.

 

II.3.3 Instaurar una pastoral amplia y capilar en los colegios, coordinada por la ODEC y los párrocos.

 

II.3.4 Consolidar en nuestra Diócesis y en nuestras parroquias la Pastoral Familiar que, partiendo del conocimiento de nuestra realidad local, prepare a los fieles para el sacramento del Matrimonio y les ayude a vivirlo conforme al Evangelio, haciendo de nuestras familias verdaderos santuarios de la vida, Iglesias domésticas y agentes de evangelización, a imagen de la Sagrada Familia de Nazaret.

   

 

   
  II.3.5 Potenciar la Comisión Diocesana de Laicos, dentro de cuyo ámbito de atención se incluirá a las hermandades y otras formas laicales de asociación con fines congruentes a la misión de la Iglesia.

 

II.3.6 Fortalecer y renovar la Pastoral Vocacional, haciéndola más eficiente y procurando que llegue a las parroquias, movimientos, centros educativos y familias, a través de la cual se promuevan las vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada.

 

II.3.7 Consolidar la Pastoral Universitaria, ampliando su ámbito de acción tanto en la Universidad Nacional del Callao como en otros ambientes frecuentados por profesores y estudiantes universitarios, con la finalidad de brindarles una adecuada formación espiritual y moral, para lo cual se debe contar con la participación activa de laicos.

 

II.3.8 Continuar introduciendo en la Diócesis la Pastoral de Medios de Comunicación Social, a través de la cual se forme a los fieles en la percepción crítica y se evangelice el mundo de las comunicaciones sociales para que cumpla su rol de comunicar la verdad, defender la justicia, promover la cultura y fomentar la solidaridad.

 

II.3.9 Introducir en nuestra Diócesis la Pastoral de Santuarios, a través de la cual se contribuya en el proceso de evangelización y de conversión permanente de nuestra Iglesia local, de manera especial mediante la proclamación del mensaje de salvación, la administración del sacramento de la Reconciliación, la oración y la acogida fraterna a los peregrinos.



 

   

 

   
 

Compromiso II.4 :
Pondremos más énfasis en la Nueva Evangelización de nuestra Iglesia local, preparándonos mejor para esta tarea y procurando utilizar los medios necesarios para desarrollarla conforme a las necesidades de nuestro tiempo y de nuestra realidad socio-cultural.

 

Medios de acción:

 

II.4.1 Tomar conciencia de que por el bautismo todos somos corresponsables de la misión evangelizadora de la Iglesia, de modo que nuestra vida sea un continuo anuncio y testimonio del Evangelio en todos los ambientes.

 

II.4.2 Recuperar el kerigma en la predicación de los sacerdotes y otros agentes de pastoral, no sólo para anunciarlo a los no creyentes y a los alejados de la Iglesia sino también para reproponerlo a los fieles como núcleo de nuestra fe y sostenimiento de la vida cristiana.

 

II.4.3 Cuidar de manera especial la formación de los catequistas encargados de preparar a quienes recibirán los sacramentos de iniciación cristiana, y la formación de otros agentes pastorales, evaluándolos periódicamente y dándoles la formación adecuada para el buen desempeño de su misión.

 

II.4.4 Potenciar la Escuela Diocesana de Catequistas (EDICAT), dotándola de profesores debidamente preparados, extendiendo sus servicios a través de cursos de verano y de cursos de formación permanente para catequistas.

 

II.4.5 Continuar el proceso de renovación de la Oficina Diocesana de Educación Católica (ODEC), introduciendo los cambios que sean necesarios para el mejor cumplimiento de sus funciones.

 

   

 

   
II.4.6 Evaluar la preparación y el desempeño de los profesores católicos, en especial de los profesores de religión, perfeccionando su formación permanente en la fe y en las técnicas pedagógicas, para que sean capaces de proyectarlas en su quehacer educativo y de ser agentes de la Nueva Evangelización.

 

II.4.7 Revisar los planes curriculares de los centros educativos de los distintos niveles, que dependen del Obispado, cuidando de que en todos ellos se imparta una sólida formación escolar y se inculque en los alumnos los valores humanos y la moral cristiana.

 

II.4.8 Potenciar los institutos pedagógicos " Paulo VI " y " Redemptoris Mater ", con la finalidad de formar profesores con sólidas bases humanas, cristianas y en los avances de la pedagogía.

 

II.4.9 Procurar un mayor acompañamiento de los párrocos a los profesores y a los catequistas.

 

II.4.10 Fomentar la evangelización de la cultura y buscar los canales para la adecuada inculturación del Evangelio, aprovechando los medios que nos brindan las expresiones de piedad popular, purificando aquello que no sea congruente con la fe y la moral. En esta tarea se debe tener en cuenta que una parte considerable de la población del Callao proviene de diversas partes del país, con sus propios rasgos culturales y religiosos.

 

II.4.11 Fomentar la tarea evangelizadora que realizan los movimientos apostólicos y otras nuevas realidades eclesiales, acogiéndolos en nuestras parroquias y ayudándolos a integrarse cada vez mejor, desde la pluralidad de sus carismas, en la pastoral de conjunto.